Manifestantes egipcias, obligadas a someterse a ‘pruebas de virginidad’

“Las que no sean vírgenes” será acusadas de prostitución. Esa fue la amenaza que recibió Salwa Hosseini, de 20 años, y sus compañeras de martirio antes de ser sometidas a ‘pruebas de virginidad’ por el Ejército egipcio. No son casos aislados. Amnistía Internacional pide a las autoridades del país que investiguen las graves denuncias de tortura infligidas por el Ejército a manifestantes detenidas en la plaza de Tahrir este mismo mes.

Después de la violenta operación emprendida por los militares el 9 de marzo para expulsar a los manifestantes de la plaza, al menos 18 mujeres fueron puestas bajo custodia militar.

Las manifestantes han contado a Amnistía que las golpearon, les aplicaron descargas eléctricas, las sometieron a registros corporales sin ropa mientras soldados varones las fotografiaban, y luego las obligaron a someterse a ‘pruebas de virginidad’ y las amenazaron con acusarlas de prostitución.

“El obligar a las mujeres a someterse a ‘pruebas de virginidad’ es absolutamente inaceptable. Su finalidad es degradar a las mujeres por el hecho de ser mujeres“, ha manifestado Amnistía. “Todos los miembros de la profesión médica deben negarse a participar en estas supuestas ‘pruebas'”

Salwa Hosseini relató a la organización defensora de los derechos humanos que, tras ser detenida y conducida a una prisión militar en Heikstep, la obligaron -junto con las demás mujeres- a quitarse toda la ropa para ser registrada por una guardia de la prisión en una habitación con las puertas abiertas y una ventana. Durante el registro sin ropa, Salwa Hosseini afirma que unos soldados se asomaron a la habitación y tomaron fotografías de las mujeres desnudas.

Un trato degradante

Después, un hombre con bata blanca las sometió a ‘pruebas de virginidad’ en otra habitación. Las amenazaron con que, las que no fueran vírgenes, serían acusadas de prostitución.

Según la información recibida por Amnistía, una mujer que había dicho ser virgen, pero cuya prueba supuestamente demostró lo contrario, fue golpeada y sometida a descargas eléctricas.

“Las mujeres y las niñas deben poder expresar sus opiniones sobre el futuro de Egipto y manifestarse contra el Gobierno sin ser detenidas, torturadas o sometidas a un trato profundamente degradante y discriminatorio“, ha manifestado la organización en un comunicado.

La periodista Rasha Azeb también fue detenida en la plaza de Tahrir y, según ha dicho a Amnistía Internacional, la esposaron, golpearon e insultaron.

Tras su detención, las 18 mujeres fueron llevadas inicialmente a un anexo del Museo de El Cairo donde, según los informes, las esposaron, las golpearon con palos y mangueras, les aplicaron descargas eléctricas en el pecho y las piernas, y las llamaron ‘prostitutas’.

Juzgadas por un tribunal militar

Rasha Azeb vio y oyó cómo torturaban con descargas eléctricas a las otras detenidas mientras estuvieron recluidas en el museo. Ella quedó en libertad varias horas después, junto con otros cuatro hombres que también eran periodistas, pero las otras 17 mujeres fueron trasladadas a la prisión militar de Heikstep.

Los testimonios de otras mujeres arrestadas al mismo tiempo, reunidos por el Centro El Nadeem para la Rehabilitación de las Víctimas de Violencia, coinciden con los relatos de Rasha Azeb y Salwa Hosseini sobre golpes, electrocución y ‘pruebas de virginidad’.

Las 17 mujeres comparecieron ante un tribunal militar el 11 de marzo y quedaron en libertad el 13 de marzo. Varias fueron condenadas a penas condicionales de un año de prisión.

Salwa Hosseini fue declarada culpable de conducta desordenada, destrucción de propiedad privada y pública, obstrucción del tráfico y tenencia de armas.

Amnistía Internacional se opone a que se juzgue a civiles ante tribunales militares en Egipto, ya que estos tribunales tienen un historial de juicios injustos, y en ellos se restringe severamente el derecho de apelación.

Fuente.elmundo.es

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario