Mario Segovia antes de la efedrina

mario_segovia_1.jpg

 

El Rolls Royce, las camionetas Hummer, los Rolex, los lingotes de oro, la mansión de Fisherton y el departamento de Puerto Madero, los plasmas, las libras esterlinas, los viajes por el mundo. La efedrina. Hasta hace menos de ocho años, en la vida de Mario Roberto Segovia, detenido y acusado de ser el mayor proveedor de los carteles mexicanos que fabrican drogas sintéticas, nada de esto existía. Todo era más simple, llano y duro.

Iba a trabajar al comedor del Club Provincial de Rosario en bicicleta. Pedaleaba desde su casa, en la zona sur, hasta el restaurante donde trabajaba como mozo, un oficio que le daba la posibilidad de viajar cada tanto a Buenos Aires, apiñado en un colectivo junto a medio centenar de colegas. Allí la empresa Poet prestaba su servicio de catering en fiestas, donde Segovia se las ingeniaba para controlar su torpeza con la bandeja y se ganaba unos pesos extra.

Pero la gastronomía no era su único rebusque, por lo menos en ese momento. En las horas libres, vendía CDs, DVDs y revistas porno en la calle. Se había armado una clientela entre amigos y compañeros de trabajo, a quienes siempre describía con entusiasmo la mercadería que guardaba en un bolsito negro del que muy pocas veces se separaba. Le aportaba unos pesos al presupuesto familiar y, sobre todo, gustaba de ver esas películas, según recordaron sus ex compañeros de trabajo, quienes se acuerdan de él con humor y cierto sarcasmo, sobre todo después de enterarse de que “Marito” fue detenido el domingo pasado en Aeroparque cuando estaba por viajar a la Triple Frontera. Y ahora está detenido en Campana, junto con su mujer Gisela Itatí Ortega, su primo Sebastián Segovia, Daniel Alberto Bocchi y el contador Roberto Guerini, del poderoso estudio Eduardo Scarpello. Se lo acusa de ser el mayor proveedor de efedrina a los carteles mexicanos que elaboran drogas sintéticas, como la metanfetamina. Hasta ahora, todos los detenidos se negaron a declarar.

para leer la nota completa en Crítica de Santa Fe hacé clic acá.


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario