“Me mandé una macana, maté a mi suegra”

Esperó la llegada de los patrulleros parado en el medio de la calle, en silencio y paralizado. “Me mandé una cagada”, le dijo a uno de los policías. Después, en la Comisaría 4ª de Lanús, sus palabras fueron más confusas. “Estaba sentado en el sillón, hablando con ellas. De repente vi sangre. Mucha sangre. No sé qué pasó”. Una hora antes, el joven de 20 años había degollado a su suegra y apuñalado a su novia en una casa de Remedios de Escalada. Un hermano de la chica presenció el doble crimen y corrió a esconderse debajo de una mesa. Otra hermana, que escuchaba música en su habitación, pensó que habían entrado ladrones: se escapó por su ventana, subió al techo y le pidió a un vecino que llamara a la Policía. “Si los hubiese encontrado, los habría matado también”, razonó una fuente policial.

El hecho ocurrió el jueves, poco después de las 22, en una casa de Presidente Sáenz Peña 228, en la localidad de Remedios de Escalada (partido de Lanús), a seis cuadras de la estación de trenes. Los investigadores no tienen claro qué pasó en esa casa. Se cree que el presunto autor de los homicidios, identificado como Federico Nicolás Schinpf, discutió con su suegra Alicia Hadad, de 51 años, y su novia Gisela Patricia Baltazar, de 23. A la mujer, que murió en el acto, la apuñaló en el cuello. A su hija la acuchilló varias veces en el cuello y en el abdomen: murió diez horas después en el Hospital Evita, de Lanús, donde la operaron dos veces. El homicida usó un cuchillo de caza con mango de madera y 20 centímetros de hoja. Tenía la inscripción “U.S.A.”.

Para ver la nota completa hacé click acá .

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario