Me tomo cinco minutos . . .

A veces la realidad es tan dura, tan sin sentido, tan humana que me cala el alma.

A veces toda la razón no me alcanza para poner de pie a un mundo de cabeza, que de tan hipócrita se jacta de ser lo que no es y negar lo que es.

El lobo del hombre siempre será el hombre?

Hoy sólo puedo aferrarme a alguna frase como esta que como faro ilumine mi desasosiego.

“El que ignora la verdad es un iluso, pero el que conociéndola la llama mentira, es un delincuente” decía Bertold Brech para que los grandes medios no ignoren de qué se les acusa.
Mañana será otro día?

Susana Peralta

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario