“Mi antecedente puede ser muy peligroso”

En 1995 Néstor Kirchner gobernador de la provincia de Santa Cruz, removió de manera irregular al procurador general Eduardo Sosa que, desde entonces, no baja los brazos convencido de la gravedad de su caso por su impacto negativo en las instituciones republicanas. Como explica Eduardo: “la decisión de Kirchner quiebra un principio fundamental de independencia del Poder Judicial como es que los funcionarios sean inamovibles”. La remoción en cuestón se hizo a través de una ley provincial que desdobló en dos la Procuración General. Eduardo tuvo que abandonar su cargo sin un juicio político previo. La Corte Suprema intervino y ordenó su reposición pero Eduardo nunca recuperó su puesto y sigue rechazando la indemnización millonaria que le ofrecen. Hoy el diario la Nación retoma el caso por la denuncia hecha contra el estado argentino por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA). Los invito a leer las declaraciones de Eduardo hechas a La Nación:

El ex procurador general de Santa Cruz Eduardo Sosa dice que hace algunos años dejó de ser una persona para transformarse en “un caso”.

El caso Sosa tuvo su último capítulo fuerte hace dos años cuando el Tribunal Superior de Justicia de la provincia resolvió desoír otra vez el fallo de la Corte Suprema de la Nación que ordenaba reponerlo en su cargo y le pagó a cambio una indemnización millonaria. El dinero sigue intacto en la cuenta de un banco.

¿Por qué rechazó la indemnización de Santa Cruz?

-Más allá de la cifra tentadora, yo tenía una obligación y un deber. El principio de independencia del Poder Judicial implica que los funcionarios sean inamovibles. ¿Qué pasaría, si no, si viniera un gobierno y empezara a ofrecer indemnizaciones para comprar renuncias de los jueces que molestan?

-¿Por qué decidió llevar el tema ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos?

-El tema institucional se potencia. Porque ya no está sólo en juego la inamovilidad de los jueces, sino también la falta de acatamiento de los fallos de la Corte Suprema. Si se mantiene, mi antecedente puede ser muy peligroso. Después tendré que reclamar reparaciones económicas, pero lo primero y lo que ahora está en debate es el tema institucional.

¿De qué trabaja desde que lo echaron de la procuración?

-Soy abogado. Asesoro legalmente a la Municipalidad de Río Gallegos.

¿Habló de eso con Kirchner?

-No, nunca hubo ninguna conversación. Al Presidente sólo lo conozco protocolarmente.

¿Piensa que hay independencia judicial en la Argentina?

-Hay jueces independientes, pero también hay actitudes institucionales que juegan en contra. Este antecedente tiene un valor paradigmático sobre cómo puede el poder político tratar de sacar a alguien que le incomoda dentro del Poder Judicial. No hay que dejarlo pasar.

fuente: La Nación

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario