Néstor,el patrón de la vereda

Néstor Kirchner volvió frontalmente a hacerse cargo del país. Adiós a los disimulos de los últimos meses. Sus interlocutores lo llaman “presidente” a secas por su condición de presidente del partido oficial. Con premeditación o no, los propios dirigentes rurales entendieron que estaban ante la última instancia política cuando Kirchner les blandió un documento de órdago. Volvieron a la protesta en el acto. Nadie ha hecho tanto por eclipsar la gestión de Cristina Kirchner como su propio esposo. Argumenta éste que hay que “blindar” la gestión de la Presidenta de las acechanzas de sus enemigos. Kirchner ha probado, mejor que nadie, que hay amores que matan.

El sistema de toma de decisión está en discusión. ¿Cómo se decide en el gobierno de Cristina Kirchner? ¿Quiénes lo hacen? ¿Cuáles son, en última instancia, las líneas que prevalecen? Todo confirma la suposición de que nada ha cambiado desde el 10 de diciembre pasado. Un grupo de cuatro personas suelen cambiar ideas, pero la última palabra la tiene siempre Néstor Kirchner. La modificación protocolar del matrimonio presidencial (ella es la jefa del Estado y él es el jefe del partido) ha convertido en aún más cerrado y hermético ese círculo. El intercambio de ideas ahí adentro y las consiguientes diferencias no deben trascender jamás, porque la idea que se impone es la del esposo. (Joaquín Morales Solá)

siga leyendo en:http://www.lanacion.com.ar/opinion/nota.asp?nota_id=1017377&origen=4ta&toi=&pid=

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario