No hay nada más fácil que robar un Country

“¿Sabés lo que pasa? Hoy por hoy, no hay nada más fácil que robar un country. Tienen dos vigiladores, la gente deja las rejas abiertas, los ladrones tienen todo a favor”. Así me explicaba esta mañana un comisario (ex capitán, o actual capitán, lo mismo da) cuál es el fenómeno de la ola de robos a urbanizaciones cerradas.
Irónicamente, mientras alambrados afuera para el Estado existe la “sensación de inseguridad”, perímetros adentro reina la “sensación de seguridad”. Y la realidad es que ninguna de las dos existen.
En lo que va del año, la mayoría de robos a countries y barrios privados de la Zona Norte se produjeron en emprendimientos más bien pequeños, con todas las características de un country, pero a menor escala. En vez de 200 lotes tienen 30. En lugar de diez canchas de polo, tienen dos de fútbol, dos de tenis y una pileta. Y respecto de la seguridad, lejos están de ser una fortaleza impenetrable con un SWAT en cada rincón: es un grupo de casas envueltas en un alambrado, con una cámara de monitoreo en cada esquina y dos vigiladores para todo el perímetro.

Pese a estas sustanciales diferencias, los nuevos vecinos que fueron mudándose a estos barrios -casi todos, muy nuevos, con menos de diez años de haberse loteado- aún piensan que viven en el Pentágono. Y mientras afuera ya ponen rejas hasta en el agujero del inodoro, adentro están con todas las puertas sin llaves, las ventanas sin rejas ni trancas, y tampoco tienen alarma. De modo que un ladrón tiene sólo un alambrado como obstáculo principal para llegar a su botín.
Si la proporción de policías por cantidad de habitantes es alarmante en la provincia de Buenos Aires, cabe decir que se reproduce casi de manera exacta en la cantidad de vigiladores por residentes en un barrio cerrado.
En Palmares, el que robaron hoy en Pilar, había dos custodios para cuidar a 200 personas. En Buenos Aires, hay 50.000 uniformados para 10.000.000 de ciudadanos.
Si vivís en uno de estos barrios y tu casa está cerca del tejido perimetral, estás frito. Ya te va a tocar. Sos carne de cañón. Y basta de mentiras. La seguridad plena en los countries hace tiempo pasó a ser una utopía.


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario