Otra vez la jarra loca

“Tomamos dos o tres pastillas y después le ponemos unas cinco a la jarra. Al principio te sentís borracho, pero más tarde no sabés ni lo que hacés”. A los 18 años, Darío es uno de los tantos chicos que se plegaron a una moda peligrosa: la de la “jarra loca”, una combinación de alcohol y medicamentos que puede resultar letal. “Estamos atendiendo más del doble de los casos que se registraban hace algunos años en las guardias hospitalarias. Algunos tienen suerte de llegar a tiempo, pero para otros la combinación resulta mortal”, aseguró una fuente del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires.

En el Hospital Ramón Carrillo de la localidad de Ciudadela, dos jóvenes de entre 18 y 20 años ingresaron con una diferencia de 24 horas en estado de coma, luego de participar de una fiesta donde tomaron un cóctel compuesto por bebidas blancas y un medicamento para diabéticos. Otro integrante del grupo fue internado en el Instituto de Haedo con los mismos síntomas. Los tres fallecieron días después.

“La abuela del dueño de la casa donde se había hecho la fiesta era diabética y tomaba una droga llamada glibenclamida, un hipoglucemiante de uso habitual en este tipo de pacientes. Los chicos metieron un blíster con 30 comprimidos dentro de la jarra y la mezcla terminó con sus vidas”, explicó el doctor Rubén García, director del establecimiento.

Para ver la nota completa hacé click acá.


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario