Otra violación a la Constitución?

El tema es así:
En el artículo 75 inciso 7 de la Constitución Nacional se establece que le corresponde al Congreso “arreglar el pago de la deuda interna y externa de la Nación”.
He aquí un primer problema. El tema del pago al Club de París debió haber pasado por el Congreso.
El decreto 1394/08 por el cual el Gobierno ha dispuesto cancelar en su totalidad la deuda con el Club de París invoca los artículos 4, 5 y 6 de la ley de convertibilidad. El artículo 6 de esta ley, que es la número 23.928, dice: “Siempre que resulte de efecto neutro, las reservas de libre disponibilidad podrán aplicarse al pago de obligaciones contraídas con organismos financieros internacionales”.
Aquí aparece otro inconveniente: queda claro que, al no ser el Club de París un organismo internacional, la legislación invocada para fundamentar el decreto que autoriza el pago no es de aplicación a este caso.
Dice el decreto 1394/08 que “el Club de París agrupa a la totalidad de los países acreedores respecto del nuestro que en general ostentan deudas bilaterales originadas en créditos a las exportaciones”.
Al respecto corresponde señalar que la legitimidad de parte de esta deuda está seriamente cuestionada.
Otro de los puntos en cuestión tiene que ver con la potestad que tenga el Banco Central, que es un organismo autónomo del Poder Ejecutivo, de ceder las reservas que le demanda el Gobierno.
Sobre todo esto ya hay, inclusive, una presentación judicial hecha ante el juzgado federal del Dr. Norberto Oyarbide por el Dr. Ricardo Monner Sans y por el ex diputado Mario Cafiero.
Junto con estos aspectos legales del pago de la deuda con el Club de París, están los aspectos políticos. En este sentido, resulta claro que la medida, al ser tomada a destiempo y con una implementación desprolija, surge no como una muestra de fortaleza sino como una cuestión de necesidad. Y esto genera dudas.
Un arreglo vía una negociación hubiera permitido discutir y discriminar la deuda legítima de la ilegítima, con lo que se habría pagado menos;
A la vez se habría posibilitado el pago en cuotas y con intereses mínimos o nulos.
Fuente: www.perfil.com

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario