Pase y vea donde baila su hijo

 

–¿El patovica de la puerta está habilitado?

–El patovica no va más. Todos las discos deben contratar agencias de seguridad autorizadas.

–¿Y en el baño de chicas hay vigilancia?

–Sí, justamente, mujeres especializadas para eso.

Los que preguntan son dos padres que vinieron de vacaciones a Pinamar junto a sus hijos de 16 y 17 años. El que responde es el empresario de la noche, Gustavo Palmer, dueño de la disco Ku, el lugar adonde va a bailar la mayoría de los adolescentes que veranean en esta parte de la costa argentina. El diálogo sucede en medio de la pista del boliche, ahora vacío y silencioso.

Los dueños de Ku decidieron esta temporada abrir las puertas a los padres de sus clientes para que vean cuál es el marco de seguridad en el que se divierten los chicos. Por las tardes, el encargado y productor general del boliche oficia de guía y se presta a responder a los mayores todas las preguntas que quieran formularle sobre el contexto en el que los adolescentes pasan las noches de verano. Lo explica el mismo Palmer: “La idea es derribar mitos y contarle a la gente que el objetivo es culturizar. Para la sociedad, nosotros, los empresarios de la noche, estamos vistos como los demonios, como los malos. Bueno, a partir de eso lo que quiero es modificar esa imagen equivocada, pero sobre todo sembrar tranquilidad”.

Para ver la nota completa hacé click acá.


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario