Preocupa la violencia en la política argentina: Ahora fue el turno de Rosario

Después de los graves incidentes en Córdoba, fue la ciudad de Rosario el escenario de turbas violentas, que estallaron a propósito del debate en el Concejo Deliberante local de un aumento del boleto para el autotransporte de pasajeros. Hay algunas sospechas sobre estos incidentes que el Frente para la Victoria niega estar provocándolos…

En una jornada teñida por el caos se aprobó el aumento del boleto de transporte urbano a $ 1,60 en Rosario, Santa Fe, municipio gestionado por el socialismo.

En el momento de la votación, en la que el oficialismo impuso su mayoría, miembros de la barra saltaron las vallas y hubo insultos, patadas y golpes en el recinto.

La sesión no pudo continuar y el tumulto siguió afuera del edificio, con enfrentamientos entre la policía y los manifestantes. Balas de goma, gases lacrimógenos y neumáticos quemados marcaron el clima de tensión que finalmente fue disipado.

El boleto costará ahora $1,60, el pasaje ocasional será de $1,75, la tarifa promocional de $1,55 será para las tarjetas de 6 viajes y el medio boleto costará $0,77.

La sesión pasó a cuarto intermedio y en un principio hubo dudas sobre la legitimidad de la votación debido a que el tumulto descontroló todo.

Varios jóvenes, miembros de la barra saltaron de su sitio y comenzaron a insultar a los ediles que votaron afirmativamente el aumento del boleto a $ 1,60. Inmediatamente intervino la policía, unos 30 efectivos apostados en el recinto, lo que caldeó más los ánimos y hubo forcejeos, patadas y hasta algunos golpes de puño.

El socialismo impuso su mayoría absoluta y el aumento se aprobó por 11 votos contra 9 más una abstención del concejal Rivero que no es registrada en el resultado final y la sesión que se preveía tensa y agitada se descontroló a poco de reanudarse tras los primeros incidentes.

Incluso algunos ediles se atrevieron a poner en duda la legitimidad de la votación debido a que los incidentes ocurrieron en ese mismo momneto y la sesión se levantó en medio del tumulto propio producto de la refriega.

Aunque el presidente del cuerpo, Miguel angel Zamarini, confirmó la votación. Según quedó en la versión taquigráfica de la reunión, el titular del Concejo cuando vio que se intentaba invadir el recinto, dijo: “En general, mayoría reglamentaria; en particular, mayoría reglamentaria, pase a cuarto intermedio”, con lo que quedaría saldada la cuestión legal de la validez, ya que no es necesaria la votación nominal porque no se trata de una ordenanza sino la aprobación de un decreto.

Tras el pase a cuarto intermedio la sala de sesiones fue desalojada y algunos manifestantes siguieron con la batahola en inmediaciones del edificio de Córdoba y 1º de Mayo.

De acuerdo al relato de La Capital, de Rosario, “la policía arrojó gases lacrimógenos y balas de goma, en tanto los manifestantes intentaron incendiar la puerta de madera de acceso al Concejo. Allí se produjo un tumulto y las fuerzas de seguridad lograron imponer un vallado resguardando el Concejo”.

La sesión se había suspendido poco antes de las 13:00 mientras hacía uso de la palabra el edil socialista MIguel Pedrana. La barra cantaba y profería gritos a coro mediante el clásico “que se vayan todos, que no quede ni uno solo”, opacando los argumentos del concejal oficialista. Incluso en un momento determinado los ediles Jorge Boasso y Alfredo Juri se retiraron del recinto porque les cayó una bombita de olor en su sector.

Fue entonces cuando Zamarini pidió la palabra y decidió pasar a un cuarto intermedio ante la imposibilidad de seguir debatiendo y pidió el desalojo de la barra. También en ese momento una representante de las agrupaciones estudiantiles pidió que el tratamiento de la suba del boleto se suspenda por 30 días y durante ese lapso se continúen con las gestiones ante el gobierno nacional para conseguir subsidios al transporte rosarino.

Poco después de las 14:00 la sesión se había reanudado luego de un cuarto intermedio forzado ante los incidentes provocados por distintas organizaciones estudiantiles y barriales, que se encontraban en la platea del recinto del Palacio Vasallo.

El aire se tornó irrespirable debido a los gases y al humo de los neumáticos quemados. Pasadas las 17:00, se dispersaron los manifestantes y quedó un panorama de caos y destrucción en las inmediaciones del edificio con vidiros, baldosas y árboles caídos.

Fuente: Urgente24

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario