Robledo Puch desapareció de la cárcel de Sierra Chica

Por un momento, las autoridades de la Unidad de Sierra Chica sintieron el mismo escalofrío que el alcalde de la prisión Shawshank cuando ingresó a la celda de Andy Dufresne y advirtió que éste se había escapado con la ayuda de Rita Hayworth; en aquella recordada película de Frank Darabont (con guión de Stephen King), “Sueño de libertad”. Aunque en esta oportunidad “el prófugo” no era tan simpático como el interpretado por Tim Robins.

Sin dudas, desde 1972 la peor pesadilla de los directivos y policías de Sierra Chica es despertar una mañana y no encontrar a Carlos Eduardo Robledo Puch, considerado el mayor criminal múltiple de la Argentina, junto a Cayetano Santos Godino.
La semana pasada, el “Ángel Negro” desapareció “por un rato” de la Unidad y causó un gran revuelo en el servicio penitenciario. Fuentes penitenciarias confirmaron que Robledo Puch estuvo ausente por lo menos 30 minutos. Pero otras versiones afirman que la ausencia fue de unas cuatro horas.
Según publicó Online-911, no existió ningún tipo de alarma en la unidad y que tras encontrarlo le preguntaron donde había estado y él les respondió que estuvo detrás de una puerta de la cárcel. Por la travesura, las autoridades del penal decidieron sancionarlo y lo llevaron a una celda de aislamiento.

Los guardias de Sierra Chica se dieron cuenta que Robledo Puch no estaba en la celdas al hacer el rutinario recuento de la población carcelaria del pabellón 10, destinado a los homosexuales.

Carlos Robledo Puch es el delincuente más peligroso de la historia criminal argentina, a quien la justicia encontró culpable de diez homicidios calificados, un homicidio simple, una tentativa de homicidio, diecisiete robos, una violación, una tentativa de violación, un abuso deshonesto, dos raptos y dos hurtos. Todo esto, antes de cumplir la mayoría de edad. Fue condenado a prisión perpetua en 1972, cuando el “Ángel de la Muerte” tenía apenas 20 años.

Fuente:24con.com

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario