Si Evita viviera . . .

“¡Viva el cáncer!, escribió alguna mano enemiga en un muro de Buenos Aires.

 

La odiaban, la odian los biencomidos: por pobre, por mujer, por insolente.

 

Ella los desafía hablando y los ofendía viviendo.

 

Nacida para sirvienta, o a lo sumo para actríz de melodramas baratos.

 

Evita se había salido de su lugar.

 

La querían, la quieren los malqueridos; por su boca ellos decían y maldecían.

 

Además Evita era el hada rubia que abrazaba al leproso y al haraposo y daba paz al desesperado, el incesante manantial que prodigaba empleos y colchones, zapatos y máquinas de coser, dentaduras postizas, ajuares de novia.

 

Los míseros recibían estas caridades desde al lado, no desde arriba, aunque Evita luciera joyas despampanantes y en pleno verano ostentara abrigos de visón.

 

No es que le perdonaran el lujo: se lo celebraban.

 

No se sentía el pueblo humillado sino vengado por sus atavíos de reina.

 

Ante el cuerpo de Evita, rodeado de claveles blancos desfila el pueblo llorando.

 

Día tras día, noche tras noche, la hilera de antorchas: una caravana de dos semanas de largo.

 

Suspiran aliviados los usureros, los mercaderes, los señores de la tierra”

 

Eduardo Galeano

 


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario