Sida: la verdad que no conocemos

16_497.jpg

 

A 20 años de la instauración del Día Internacional de Lucha contra el VIH-Sida, el escenario mundial del combate contra la epidemia muestra resultados dispares. “Hubo una disminución de la infección en muchos países, pero en otros el promedio continúa aumentando”, aseguró Kemal Dervi, administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. En la Argentina, la inequidad se reproduce. Unas 67.245 personas viven con VIH, de las cuales 35.572 desarrollaron en algún momento una enfermedad indicadora de sida, según los datos del Boletín Sida 2008.

El 36% de los infectados habita en la ciudad de Buenos Aires y el 26% en la provincia de Buenos Aires, de acuerdo con las estadísticas de casos notificados por el Ministerio de Salud. El 5% de las personas que padecen el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) vive en la provincia de Córdoba, mientras que un 4% lo hace en Santa Fe.

Sin embargo, estudios privados aseguran que el número de infectados duplica las estimaciones oficiales. “Son aproximadamente 130 mil los que padecen la enfermedad, pero dos de cada tres desconoce su condición de portador”, asegura un documento elaborado por TNS Gallup. De acuerdo con este relevamiento, el 42% de la población argentina adulta declara que en sus relaciones sexuales no utiliza un método para evitar la transmisión del VIH-sida y 6 de cada 10 argentinos manifestaron que no necesitan cambiar su comportamiento para evitar los riesgos del VIH-sida.

“A pesar de que cada día se conoce más sobre el VIH-sida y sobre el impacto que esta infección causa en la vida de las personas, las campañas de prevención y concientización no han logrado generar un verdadero cambio de actitud”, afirma Karina Iza, ginecóloga, integrante del Centro Latinoamericano Salud y Mujer (Celsam). Esta entidad realizó una encuesta entre más de 200 personas interesadas en la temática. “Llama la atención que más de la mitad de los entrevistados reconoció no haberse realizado nunca el test del VIH-sida, a pesar de ser una práctica voluntaria, anónima y gratuita en todos los hospitales y centros de salud del país”, sostiene Alicia Figueroa, ginecóloga del Celsam.

El 32% de los encuestados admitió que la principal razón por la cual nunca se realizaron el testeo fue por asumir que su pareja no podía estar infectada. “Surge así la falsa creencia de ‘si lo/a conozco no puede tener sida’ como ya hemos observado en investigaciones anteriores”, comenta Iza . Y agrega: “Esta suerte de discriminación positiva tiene un impacto muy importante como facilitadora de la transmisión de la infección”.

En la misma línea, uno de cada cuatro entrevistados respondió que “desconocía por qué nunca se había realizado el test”, y un 22% refirió que nunca se le había ocurrido hacerse el testeo hasta el momento de realizar esta encuesta. “Esto nos muestra claramente la falta de información que existe en las personas sobre la importancia que tiene la realización del testeo de VIH en ellas mismas y en sus parejas sexuales”, afirma Figueroa. “Las personas deberían tener naturalizada la realización de este test antes de decidirse a abandonar el uso sistemático del preservativo como forma de prevención de la infección incluso dentro de parejas estables”, agrega la profesional.

Para la licenciada Andrea Gómez, psicóloga especializada en sexualidad, en muchos casos se juegan mecanismos de negación inconscientes frente a la posibilidad de una infección como el VIH-sida. Es habitual escuchar durante la consulta “a mí no me puede pasar esto, son otras las personas que se infectan” o “mi pareja es una buena persona, no puede tener sida”.

Los más expuestos son los jóvenes

Las estimaciones de ONUSIDA –Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre el HIV-Sida-, señalan que 33 millones de personas viven con la enfermedad en todo el mundo, mientras que el número de fallecimientos continuaba inaceptablemente alto: ascendió a 2 millones en 2008.

Los jóvenes de entre 15 y 24 años representaron el 45% estimado de las nuevas infecciones por el VIH a nivel mundial. En América Latina, 140 mil personas contrajeron el VIH, y el número de aquellos que viven con el virus trepó a 1.7 millones, mientras que aproximadamente 63 mil fallecieron a causa del sida el año pasado.

Para nuestro país las estadísticas registraron 38 mil argentinos en tratamiento producto del VIH y arrojaron entre 120 y 140 mil personas portadoras de la enfermedad, de las cuales tan sólo la mitad sabía que la tenía.

Pese a que en la Argentina una de cada 120 embarazadas se encuentra infectada con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), las medidas de prevención aplicadas permitieron disminuir la incidencia de infección a sus hijos de 3 a 0,5 por cada 10 mil nacidos vivos, informaron profesionales del Hospital de Pediatría “Juan P. Garrahan”. El Servicio de Infectología de ese hospital realiza el seguimiento de niños infectados desde 1988.

Fuente: criticadigital

 

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario