Solá y De Narvaez se fueron a las manos?

La mesa tendida para la cena por poco se convierte en un ring de boxeo. “¿Quién te creés que sos? ¿Perón?”, gritó Felipe Solá y casi se agarra a trompadas con Francisco de Narváez. Era ya de madrugada y llevaban horas discutiendo por las listas. Mauricio Macri no estuvo para interceder, ya que alegó que se sentía cansado y se retiró temprano. Luego de la escena de cuasi pugilato, la negociación de la madrugada fracasó. Se reanudó ayer por la tarde. En lugar de Macri fue el titular de PRO, José Torello, que con un Solá y un De Narváez algo más calmos cerraron las listas nacionales. El ex gobernador perdió como en la guerra: le dieron lugares atrás en la lista nacional y los tres hombres que vetaba el Colorado quedaron afuera. En el caso de Jorge Sarghini, con un ruidoso portazo. En tanto, Macri finalmente develó quién será la “cara nueva” que irá tercera: es una funcionaria PRO que fue acusada de ofrecerle un soborno a una revista.

La tríada de dirigentes de centroderecha se reunió anteayer por la noche con la idea de dirimir las diferencias en las listas. De Narváez había vetado a tres duhaldistas del espacio de Solá: Sarghini, Osvaldo Mércuri y Carlos Brown. El encuentro comenzó muy tenso y terminó peor. En el medio, se dijeron de todo: le recriminaron al empresario-candidato que haya quedado públicamente vinculado con la causa por tráfico de efedrina a raíz de tres llamadas que salieron de un celular a su nombre hacia el de un presunto narcotraficante. El dirigente sostuvo que ese tema no lo afecta “porque ya nadie le cree al Gobierno”.

Macri insistió en que quería más lugares en la primera sección electoral: “Nos corresponde uno de los dos candidatos a senadores”, remarcó. Finalmente, dijo sentirse muy cansado y se fue. Quedaron Solá y De Narváez para terminar a las dos de la mañana casi resolviendo sus diferencias a los golpes.

Las negociaciones continuaron ayer. Pese a que siempre plantea que lo primero es la gestión, Macri suspendió sus actividades como jefe de Gobierno para “mantener una serie de encuentros privados”, según un comunicado del gobierno porteño. Sin embargo, Macri no volvió a ponerle el cuerpo a la negociación. En su lugar fue Torello, que estuvo on line con el líder de PRO toda la tarde. El encuentro siguió hasta entrada la noche con la negociación distrital, pero a eso de las 19 acordaron una lista de diputados nacionales: detrás de De Narváez y Solá quedó la subsecretaria de Atención Ciudadana, Gladys González, que viene del riñón de Horacio Rodríguez Larreta.

González fue directora del Banco Ciudad y quedó en el centro de un escándalo en 2006 cuando la revista Veintitrés denunció que les ofreció pauta del banco a cambio de una entrevista favorable a Rodríguez Larreta, cuando el actual jefe de Gabinete porteño quería ser el candidato de PRO a jefe de Gobierno. El gestor de la pauta fue un operador de Larreta, Claudio Romero. “Romero le hace prensa a Rodríguez Larreta. Yo como directora del banco tengo posibilidades de pedir estar en algunos medios porque lo trabajamos así, en equipo”, le explicó González a esa revista. El entonces presidente del Banco Ciudad, Julio Macchi, tuvo que admitir luego que “hubo por lo menos tráfico de influencias”. Unos meses más tarde, el entonces legislador Marcos Peña propuso a González para la Auditoría General de la Ciudad, pero fue impugnada en la Junta de Etica de la Legislatura por tener abierta una causa en el juzgado en lo Criminal y Correccional por “malversación de caudales públicos e incumplimiento de los deberes de funcionario público”. El macrismo retiró la candidatura.

Fuente:pagina12

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario