Todavía podemos lograrlo

Hoy no se por qué me topé con esta foto. No la recordaba, ni a la historia que la siguió. Dijo su autor Kevin Carter:

Es la foto más importante de mi carrera pero no estoy orgulloso de ella, no quiero ni verla. La odio. Todavía estoy arrepentido de no haber ayudado a la niña”.

Esta foto le valió el pulitzer de 1994, toda la fama y el prestigio. Pero también una pregunta que no obtuvo respuesta.

Ayudó a la niña?(Note que en la foto hay un ave de carroña acechando a la niña).

No pudo responder, no pudo responderse. A los cuatro meses de recibir el premio la culpa lo llevo al suicidio.

Esto quizás lo reivindica porque hizo lo que sabía, fue fotógrafo. Olvidó ser humano. Pero cuando lo recordó no pudo vivir con eso.

Qué fue de la niña? No lo sabemos, pero podemos sospechar lo peor.

Y si como espejo se me viene esta situación creo que la vivo todos los días, y también elijo ser indiferente. Claro que no son buitres los que acechan, ni niñas africanas.

No habrá pulitzer para mí, ni una culpa tan grande que me lleve a la muerte. Sólo esta puta incomodidad de pensar que cada día me acostumbro un poco más a ver rondar los buitres.

Un día quizás ni me molesten y corra a lugar seguro agradecida por haberme salvado.

Y seré tan humana como el fotógrafo, tan culpable, tan inocente y tan egoista como los que lo juzgaron sin pensar siquiera que hubieran hecho ellos.

Pero si me resisto, si logro que esta realidad no me “adapte” quedaría una esperanza, al menos una de poder salvar siquiera a una niña del triste destino que es casi un designio.

La foto está tomada de: Lo Lograremos

Susana Peralta

 

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario