Todavía suceden milagros, acá a unas cuadras de su casa

Personal de la oficina comercial de una empresa de urgencias médicas salvó a una beba de un año que se había ahogado en la bañera y a la que sus padres, que residen en la misma cuadra del barrio porteño de Colegiales, llevaron hasta la puerta del local en busca de ayuda.

El hecho, que trascendió hoy, ocurrió cerca de las 19 de ayer en las oficinas de la firma Vittal en Alvarez Thomas 1154, hasta donde llegó el portero de un edificio vecino junto a su esposa y la beba, que se llama Dana y llevaba “algo más de cuatro minutos” ahogada, informó una fuente médica.

“El personal administrativo y una receptora de llamados de urgencias, más preparada aún para estos casos, aplicó las maniobras de respiración cardiopulmonar mientras aguardaban que llegue la ambulancia, que cuando sucede algo así no suele estar ‘al lado'”, explicó luego una vocera de la firma.

“No hay buen pronóstico” para el paciente “si no hay una maniobra previa a la llegada de la ambulancia, los segundos valen vidas”, aseguró. La beba se ahogó mientras se bañaba junto a su hermana, de dos años, y sus padres la llevaron al edificio comercial “sin vida, para pedir auxilio”.

“El personal le practicó maniobras de resucitación hasta que cinco minutos más tarde llegó una ambulancia de terapia intensiva neonatal que partió desde Triunvirato al 3.900 (a una veintena de cuadras), una de las 54 bases que la firma dispone en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires”, precisó la fuente.

“Cuando llegamos con el móvil, la gente agolpada alrededor de la chiquita nos abrió paso y pudimos ver el cuerpo que yacía en el escalón del edificio comercial”, dijo el pediatra Adrián Zamorano, que atendió a la niña.

“Estaba desnuda, sin pañal y totalmente cianótica (de color azul pálido). Desde el punto de vista clínico estaba muerta: hipotérmica porque hacía frío, no tenía tono muscular, ni pulso ni movimientos ventilatorios”, lo que implica que “la sangre no estaba circulando y que el corazón estaba parado”, relató.

“Empezamos a ventilarla con

bolsa y máscara a presión positiva con aporte de oxígeno y continuamos el masaje cardíaco”, explicó el médico.

La niña “se encuentra hemodinámicamente estable, internada en la terapia intensiva del Hospital Gutiérrez”, informó Vittal en un comunicado en el que destaca “la importancia de conocer las maniobras que cualquier persona puede aplicar”, porque ese conocimiento “salva vidas”.

Los profesionales insistieron en que “una intervención eficaz, durante los primeros minutos de sucedida una emergencia, puede cambiar la historia del paciente”.

La mayoría de los paros cardíacos suceden fuera del hospital, muchos en la casa, con algún miembro de la familia presente. “Cualquier persona puede marcar la diferencia. El primer paso es aprender cómo hacer reanimación cardiopulmonar básica”, aseguró el doctor Silvio Aguilera, director académico de Fundación Vittal, una ONG “dedicada a difundir estos conocimientos” a la sociedad.

Fuente:minutouno.com

 

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario