Todo lo ve,todo lo sabe.Es el espía de Néstor

José Francisco “Paco” Larcher no tiene días libres. Buena parte del último fin de semana lo pasó junto a su jefe en la Quinta de Olivos, preparando las operaciones que hicieran falta, detallándole encuentros reservados e informando sobre los movimientos y los diálogos privados de quienes están en la mira de Néstor Kirchner, desde empresarios y opositores hasta oficialistas dubitativos. La Presidenta ya estaba por viajar a Nueva York y Larcher continuaba en Olivos junto al único hombre de quien recibe órdenes. Lo vieron allí el sábado 19 y el domingo 20, siempre por la tarde. Y sus informes de esos días, y de los anteriores, determinaron que Kirchner decidiera quedarse en Buenos Aires: acompañar a Cristina en su viaje, como ya lo tenía previsto, de pronto le pareció mala idea.

El tratamiento de la Ley de Medios en el Senado, batalla decisiva en su enfrentamiento con el Grupo Clarín, requería de su presencia. Larcher esperaba sus instrucciones, y Kirchner, ansioso como nunca, necesitaba que las cumpliera al instante y lo informara de todo en tiempo real.Quiere seguir de cerca los encuentros de los directivos de Clarín en el Hotel Savoy, a pasos del Congreso. No termina de confiar en José Pampuro, el aún kirchnerista que debe presidir el Senado durante la votación en reemplazo de Julio Cobos. Se desespera por los contactos sigilosos entre el vicepresidente y los operadores de Eduardo Duhalde. I nvestiga a Daniel Scioli y a su hermano José, el secretario general de la gobernación bonaerense. Y vigila a los legisladores propios y ajenos, a los intendentes del conurbano y a los gobernadores que por lo bajo hablan de poskirchnerismo.

Larcher es el segundo de la Secretaría de Inteligencia en los papeles, debajo de Héctor “El Chango” Icazuriaga, pero maneja el organismo en los hechos. Nada en la SIDE se hace sin su consentimiento y tampoco sin el de Kirchner. Y a esa cualidad, necesaria para el puesto, el fiel “Paco” le suma un polémico enriquecimiento personal. Llegó a la Secretaría con un patrimonio de 497.437 pesos en el 2003, pero hoy reconoce casi nueve veces más: 4.168.953 pesos con 60 centavos. Y eso es sólo lo que declara.

Sobre cómo opera y cómo prospera el amo de la SIDE trata esta investigación.

Vea esta nota completa en la última edición de la revista NOTICIAS.

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario