Un suicidio 2.0

El proyecto surgió en 2009 y desde entonces no dejó de desatar controversias. Facebook intentó bloquear el acceso al sitio e inclusive le envió una carta que obligaba a suspender todo servicio relativo a la red social y quitar cualquier referencia al sitio.

Pero la página continúa funcionando y cuenta con 891 usuarios, 54.401 amigos borrados y 230.922 tweets removidos de la esfera online.

Si un usuario decidiera eliminar su presencia digital de la red manualmente, le tomaría, en promedio, más de nueve horas hacerlo, mientras que con Suicide Machine, el trabajo estaría hecho en menos de una hora.

Sucede que a la hora de inscribirse, el proceso es fácil y es cuestión de segundos. Pero al momento de borrarse de la red, los obstáculos pueden llegar a ser agotadores.

Fuente:cachicha.com

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario