Una frase desubicada lleva a otra frase desubicada

Lula tiene razón. Una frase desubicada lleva a otra frase desubicada. Una política beligerante lleva a otra política beligerante. Así es la relación Estados Unidos – Colombia – Venezuela. Ya no hay un culpable directo. Es un juego preocupante que obliga a multiplicar esfuerzos racionales de toda la comunidad hemisférica. Personalmente creí que el acuerdo por las bases serviría para disminuir el narcotráfico. Pero ahora debo decir que no estoy satisfecho. Creo que han dejado el acuerdo incompleto, pues no han invitado al bolivariano a sumar esfuerzos, por más que sea una misión imposible.

Pero sus palabras no pasaron de largo. Luego del discurso de Chávez, el sitio de la presidencia de Colombia hizo pública la siguiente declaración oficial:

La Presidencia de la República se permite comunicar que Colombia no ha hecho ni hará un solo gesto de guerra a la comunidad internacional, menos a países hermanos.

El único interés que nos mueve es la superación del narcoterrorismo que durante tantos años ha maltratado a los colombianos.

Colombia mantiene su disposición al diálogo franco, a las vías del entendimiento y de las normas del derecho internacional.

Ante estas amenazas de guerra pronunciadas por el Gobierno de Venezuela, el Gobierno de Colombia se propone acudir a la Organización de Estados Americanos y al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Bogotá, 8 de noviembre de 2009.

Fuente:ventanaalnorte

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario